Hola, mi nombre es Laia.

 

 

Soy fotógrafa profesional 

especializada en producto

MIS PRIMERAS FOTOS

Comencé a interesarme por la fotografía de casualidad.

En 2004, mi padre regaló a mi madre una cámara compacta por su cumpleaños. A ella le encantaba hacer fotos, así que más adelante se compró la Nikon D60, la más barata de las cámaras buenas que había en aquel momento. 

Le resultaba difícil de manejar, porque para hacerlo bien necesitaba demasiado tiempo y no lo tenía. 

Mi madre es muy perfeccionista y nunca le gustaba el resultado de las fotos que hacía.

Tras algunos intentos, la cámara quedó olvidada. 

Yo, en cambio, no dejaba de preguntarme para qué servirían todos aquellos botones. Encontré mis primeras respuestas en el foro de Nikonistas. 

Me enamoré de la sensación de sumergirme en el mundo que se crea al otro lado de la lente. 

Cuando llegó el momento de elegir qué estudiar, escogí el Grado Superior de Fotografía. Fue la manera perfecta de profesionalizar aquello que ya me apasionaba.

LA BÚSQUEDA

Hace diez años comenzó mi carrera con fotografía de paisaje, después deportiva, retrato y por último, de producto.

En aquella época ya me di cuenta de que las fotografías de estudio eran impersonales y el contacto con los clientes limitado.

Entonces, ocurrió algo que dio un vuelco a toda mi vida: mi abuela, con quien vivía, tenía Alzheimer. 

Al principio de la enfermedad, podía ir de aquí para allá haciendo fotos. Pero cada vez era más complicado mantener el ritmo y disfrutar y cuidar de ella. Comencé a hacerlas en casa.

También fue en aquella época cuando empecé a comprar por Internet. Me fijaba en los detalles de las imágenes y en cómo mejorarlas. Y lo llevaba a la práctica en mi pequeño estudio.

MI PROYECTO PERSONAL

Casi sin reparar en ello, había ido cerrando el encuadre.

Ya no quería hacer fotos para un estudio en las que nunca se reflejaba la personalidad del cliente. No se tenían en cuenta los detalles especiales de su proyecto. Ni de su producto. Y para mí la fotografía es algo mucho más personal.

Creé mi propia marca para tener contacto directo con mis clientes y ofrecer un servicio individualizado. Es la única manera que conozco de reflejar la personalidad de tu marca y de tu producto en cada imagen.

Y mostrar la personalidad de tu marca es la única manera de destacar entre tu competencia.

Si quieres que la personalidad de tu marca se refleje en tus fotos, dame un toque.